En la fase de grupos estuvo encuadrada en el difícil Grupo C junto a la selección húngara, vigente campeona olímpica y una de las mejores selecciones del momento; la selección ghanesa, vigente subcampeona e histórica doble campeona de la Copa Africana de Naciones siendo la mejor selección africana del momento; y la selección salvadoreña, a priori la más débil del grupo. En 1969, la Federación decidió aumentar el número de partidos de la Selección Colombia tras el amistoso con México el 16 de octubre de 1968. En 1969, Colombia inició una larga serie que la llevó al campo siete veces antes de participar de las eliminatorias de México 1970. El objetivo de esta serie de amistosos fue preparar al equipo, mejorar sus condiciones y seleccionar a los jugadores para las eliminatorias.